En la puerta de un boliche
un bacán encurdelado,
recordando su pasado
que la china lo dejó,
entre los humos de caña
retornan a su memoria
esas páginas de historia
que su corazón grabó.
Bulín que ya no te veo,
catre que ya no apolillo,
mina que de puro esquillo
con otro bacán se fue;
prenda que fuiste el encanto
de toda la muchachada
y que por una pavada
te acoplaste a un no sé qué
¡Qué te ha de dar ese otro
que tu viejo no te ha dado!
¿No te acordás que he robado
pa' que no falte el bullón?
¿No te acordás cuando en cana
te mandaba en cuadernitos
aquellos lindos versitos
nacidos del corazón?
¿No te acordás que conmigo
usaste el primer sombrero
y aquel cinturón de cuero
que a otra mina le saqué?
¿No te traje pa' tu santo
un par de zarzos de bute
que una noche a un farabute
del cotorro le pianté.
Y con ellos unas botas
con las cañas de gamuza
y una pollera papusa
hecha de seda crepé?
¿No te acordás que traía
aquella crema lechuga
que hasta la última verruga
de la cara te sacó?
Y aquellos polvos rosados
que aumentaban tus colores
Recordando sus amores
el pobre bacán lloró...

Enviar Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir