(canción)

¡Ay, corazón!
Cuando se cierra en los valles
quésombra te va envolviendo
la oración.
Y en la soledad,
qué estrella guiarte puede,
si amortajada de luna
la noche está.

Noche sin horizontes
alaba sin esperanza,
noche de inmensa calma,
me ciega el alma
tu claridad;
y se alza al infinito,
muriendo, el grito
de mi ansiedad.

¡Ay corazón!
Rodando cayó la luna
y yo me quedo en las sombras
con tu aflicción.
Cielito azul,
descanso de toda pena
cuando se muestra, piadosa
La Cruz del sur.

Noche de azules sombras,
si no veré la aurora,
que milagrosa y bella
fije una estrella
tu eternidad,
porque, desesperado,
sé que ami lado
no vuelve más.

Enviar Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir