exibições 653

Una barca en el puerto me espera
no sé dónde me ha de llevar
no ando buscando grandeza
sólo ésta tristeza deseo curar.
Me marcho y no pienso en la vuelta
tampoco me apena lo que dejo atrás
sólo sé que lo que me queda
en un solo bolsillo lo puedo llevar.
Me siento en casa américa
en antigua quisiera morir
parecido me ocurre con áfrica
asilah, essauira y el riff.

Pero alla donde voy
me llaman el extranjero,
donde quiera que estoy
el extranjero me siento.

También, extraño en mi tierra
aunque la quiera de verdad
pero mi corazón me aconseja
los nacionalismos, ¡qué miedo me dan!
Ni patria, ni bandera
ni raza, ni condición
ni límites, ni fronteras
extranjero soy.

Pero alla donde voy
me llaman el extranjero,
donde quiera que estoy
el extranjero me siento.

Pero alla donde voy
me llaman el extranjero,
donde quiera que estoy
el extranjero me siento.