Sola en mitad de la pista
reconocí a la Carmela en acción.
-Yo te conozco de vista-
dije acercándome con decisión.
- Ven pacá fisonomista-
y dando un giro con transpiración
me regó por aspersión.

Bailando salsa.
Bailando salsa.
Bailando salsa en el Stella,
al son del ritmo sabrosón
de las caderas de Carmela.

Ella llenaba un vestido
escotadito y con falda miní.
Yo iba a lo Lauren Postigo.
Con mi camisa color carmesí
anudadita al ombligo;
que lo que era
ir hecho un hortera
ahora causa frenesí.

Bailando salsa.
Bailando salsa.
Bailando salsa en el Stella,
al son del ritmo sabrosón
de las caderas de Carmela.

Me dijo que iba al baño
y yo quedé en esperarla sentao.
-Esta no vuelve. ¡Qué extraño!-
El camarero me trajo un recao:
-Se ha ido con Pedro Almodóvar-
-Gorda algarroba a ver si te saca
anunciando alguna escoba-.

Bailando salsa.
Bailando salsa.
Bailando salsa en Stella,
al son del ritmo sabrosón
de las caderas de Carmela.
Si la tía está de vicio
acompáñala al servicio.
-Bailando salsa con Carmela.

No seas acomodaticio
acompáñala al servicio.
-Si vas una noche al Stella.
Cuando veas que hay bullicio
acompáñala al servicio.
- Que el buitre que no corre vuela.
Cuando te haga algún extraño
acompáñala hasta el baño.
- Te pasas toa la noche en vela,
bailando hasta la tarantela.
Cuando veas merodeo
acompáñala al aseo.
- Las tías te sacan te sacan te sacan las pelas.
Si le chirría el cojinete
acompáñala al retrete.
- Y así acaba esta cantinela.
Bailando salsa

Enviar Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir