exibições 15

El sol aún no madrugó
Y el reloj tampoco despertó
En la puerta abierta aún en la penumbra
Yo miro otra vez
Su cuerpo adormecido y mal cubierto
Casi no me deja ir
Con esfuerzo me doy vuelta
Pues ahora tengo que partir
La misma conducción la misma hora
Los mismos pensamientos llegan
Mi cuerpo está conmigo pero aún
Mi pensamiento está con ella
Ahora imagino a sus manos
Buscando en vano mi presencia
En nuestra cama
Me gustaría a mí saber lo que ella piensa

Estoy llegando para un otro día
De trabajo que comienza
Mientras que ella en casa se despierta
A la rutina de ese día
Yo casi puedo ver el agua fresca
Deslizarse por su cuerpo
En gotas coloreadas por la luz
A través de la ventana

Un gesto en sus cabellos
Colocando su perfume preferido
Delante del espejo que vio todo
Se esconde en un vestido
Después de un café mirando lejos
Ella se pierde pensativa
Fumando tranquila
Y viendo fijo el humo para y pensa en mí

El día va pasando la tarde va
Y a la noche yo espero
Cuento yo las horas que me separan
De todo aquello que más quiero
Mi rostro se ilumina de alegría
En el momento de irme a casa
No puedo controlar esos deseos
De salir corriendo ahora

El tránsito me da mucho fastidio
Y el pensamiento continua
Pensando en mi regreso muchas veces
Ella mira hacia la calle
La puerta se abre de repente y yo
Me envuelvo entero entre sus brazos
Y nuestro amor comienza
Y solamente acaba cuando se inicia
Un día de rutina, rutina
Un día de rutina, un día

El sol aún no madrugó en un día de rutina
Y nuestro amor comienza y solamente acaba
En un día de rutina