Como pudo aguantÑ
los impuestos, el hambre, la cruz.
Y la peste llegÑ, un hijo le arrebatÑ.
Con la rabia en la piel
a la iglesia quiso reclamar.
Si hay un ser superior
dile que enmiende este error.
Su pasado le condena.
èl que una vez defendiÑ.
En Oriente demostrÑ el poder de la fe.
Fue una traiciÑn, se dejÑ convencer.
Le engaßaron, conspirÑ.
Y su plan fracasÑ.
Blasfemo patÀn,
serÀs pasto de la InquisiciÑn.
Ya que ofendes a Dios,
el fuego te salvarÀ.
Tras las rejas gritÑ su inocencia
y nadie la oyÑ.
En la hoguera arderÀ.
Su alma por fin sanarÀ.
De quÈ sirve tanto ruego.
Al cielo suplicÑ pero nadie respondiÑ.
Nada cambiÑ.

Enviar Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir