El mensaje llegó a través de la t.v., radio, prensa y en las salas de espera.
En tediosos sermones y en las oraciones una y otra vez. Entre los salones de
clase, en la calle y en las escuelas. Crees estar a salvo en casa pero ellos
están dentro y afuera.

Te es tan familiar, no te logra sorprender. Tiene a todos de la misma cadena.
Y con vendas en los ojos sigues las instrucciones sin preguntar por qué.

Al dejarla caer, puedes ver al mundo de otra manera y todos los errores
que cometiste ahora te envenenan.
Porque eres culpable también…

¡Del mundo allá afuera!

No vale la pena ser a las reglas tan fiel. Sabes que es lo necesario para hacer a
este mundo cambiar. ¿Se trata solo de mirar? Sientes la desesperación y algo
que no te deja seguir y es que eres culpable también y no lo quieres admitir…

¡Del mundo allá afuera!

Terminó la lección, todo lo aprendido estaba mal. No hay héroes, profetas,
no hay Santa Claus, no hay salvador pendiente.
Tus ojos apuntan a otra dirección, ¿a dónde van? Buscas culpables no una
solución ¿por qué es que ellos no pueden cambiar? Y qué hay de ti, si tú eres igual.
Eres tan solo un miembro más…

¡Del mundo allá afuera!

Enviar Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir