Y si la emboscada del asco nos perdona la vida
Estaría bien visitar algún lugar donde olvidemos quién fuimos
Bebiendo café por la noche, vuelvo a enamorarme del caos, pero no es recíproco
Esta pasión tan mal correspondida
Es un callejón sin salida, pero qué importa
Me pasé la vida en estos y supe plantar jardines en la cloaca más putrefacta
Aun cuando mis manos estaban oliendo las extremidades de la muerte
Y si la paliza cobarde de la soledad, de millones contra uno
Nos deja un ojo sin cerrar, tal vez podamos otear el horizonte definitivo
Que tapan tantos imitadores de este
Y qué mal lo imitan, diablos!
Aunque a veces incluso pareció que lo hacían a la perfección
Sustituyéndolo por alguna raja, de la que llovía opio
Me encantaba empaparme de adormideras
Por haberme despertado de repente hace años con un océano helado sobre la cara
Pero la ración de opio siempre fue menor que la de realidad
Y seguí buscando el verdadero horizonte

Tradução Adicionar à playlist Tamanho Cifra Imprimir Corrigir

Posts relacionados

Ver mais posts